AESA aplicará ese reglamento y podrá paralizar aeronaves
El Gobierno aprueba el reglamento de inspección aeronáutica
Ministerio de Fomento
Regula detalladamente las facultades de los agentes participantes en una inspección, así como el desarrollo y documentación de las actuaciones.

Madrid, 6 de febrero de 2009 (Ministerio de Fomento). El Consejo de Ministros ha aprobado hoy, a solicitud del Ministerio de Fomento, el reglamento de inspección aeronáutica. La inspección es un instrumento básico para velar por el desarrollo ordenado de la actividad aeronáutica.
La Ley de Seguridad Aérea (21/2003, de 7 de julio) establece que es competencia del Ministerio de Fomento verificar el cumplimiento de las normas reguladoras de la aviación civil y reaccionar frente a los eventuales incumplimientos mediante la aplicación del régimen sancionador y la adopción de medidas de salvaguarda de la seguridad.

La potestad de inspección aeronáutica está atribuida a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), organismo dependiente del Ministerio de Fomento que, desde el 20 de octubre del 2008, ha asumido las competencias de ordenación, supervisión y control del transporte aéreo que antes ejercía la Dirección General de Aviación Civil. Será, por tanto, la AESA quien se encargue de aplicar el reglamento aprobado hoy.

La norma regula detalladamente las facultades de los agentes participantes en una inspección, así como el desarrollo y documentación de las actuaciones. Se aporta así una mayor seguridad jurídica en la realización de esta actividad administrativa, tanto para los funcionarios y demás personal actuante como para las empresas y profesionales auditados o inspeccionados.

Contenido del reglamento

En primer lugar, el Reglamento ordena la actuación de las distintas clases de personal que pueden participar en una inspección:

- la inspección debe ser dirigida y realizada por los funcionarios que ocupen puestos de inspección en la AESA. Éstos tendrán facultad para el libre acceso a las aeronaves e instalaciones; o el requerimiento de documentación y muestras; y sus actuaciones tendrán valor de prueba frente al inspeccionado cuando se constate algún incumplimiento.

- Los demás miembros del equipo de inspección seguirán las directrices establecidas por los funcionarios responsables y se limitarán a la realización de tareas de apoyo administrativo y a la prestación de servicios de carácter técnico o especializado de comprobación. Este es el caso de SENASA ("Servicios y Estudios para la Navegación Aérea y la Seguridad Aeronáutica, S.A.") u otras sociedades estatales, medio propio instrumental de la Administración del Estado, cuya colaboración en la inspección aeronáutica está prevista en la Ley de Seguridad Aérea.

Asimismo, la norma aprobada hoy regula el procedimiento que debe aplicarse para practicar una inspección o una auditoría, desde su inicio hasta su finalización mediante un acta o dictamen técnico, en el que se fijan los hechos e irregularidades constatadas y se requiere, en su caso, al inspeccionado para que subsane el incumplimiento. En ese procedimiento, se dará trámite de audiencia al inspeccionado y se practicarán cuantas pruebas se estimen necesarias para conocer la realidad de los hechos.

En caso de riesgo para la seguridad aérea, la Directora de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea puede tomar medidas extraordinarias, como la paralización de una aeronave o la suspensión de autorizaciones.

Finalmente, el Reglamento establece la obligación de los inspectores de identificarse ante el inspeccionado; el deber de colaboración de éstos últimos con la inspección; así como los distintos documentos en los que se reflejarán las actuaciones de inspección practicadas y su resultado.