Globalia invertirá diez millones en 2010 para doblar la actividad en mantenimiento de aviones


La ampliación del hangar para revisiones supondrá 140 puestos de trabajo

MAR FERRAGUT. PALMA. Globalia invertirá diez millones de euros para iniciar el año que viene la ampliación del hangar de mantenimiento de aviones que tiene en el aeropuerto de Son Sant Joan. De esta forma se conseguirá duplicar el volumen de actividad, ya que se pasará a tener espacio para seis aviones, frente a los tres que caben ahora.
Así lo explicó ayer en un encuentro con periodistas la directora general de la compañía, María José Hidalgo, quien precisó que el hangar actual tiene una extensión de 9.000 metros cuadrados, a los que se sumarán 5.500 metros adicionales.

La división de mantenimiento de Air Europa cuenta con una facturación aproximada de 9 millones de euros al año, efectúa unas 25 revisiones "mayores" al año y emplea a unas 250 personas. Hidalgo señaló que la ampliación supondrá la creación de más de 140 puestos de trabajo nuevos.Con este proyecto, Globalia espera dar un mayor servicio a aviones más grandes, como los Airbus A330, que en la actualidad ya ofrece, pero con una capacidad limitada.

Empleo desestacionalizado

La consellera de Trabajo, Joana Barceló, celebró la decisión como una iniciativa que potencia "el empleo desestacionalizado". Barceló indicó que el Govern apoya y colabora con este tipo de apuestas, como demuestra el convenio que tiene firmado con la empresa desde hace diez años para formar al personal responsable del mantenimiento. La consellera celebró la estrategia seguida por Globalia para convertir Son Sant Joan en "un centro de referencia para mantenimiento de aviones".

Mª José Hidalgo señaló que el centro atiende a los 42 aviones que componen la flota de Air Europa, además de naves de otras compañías como Hola, Quantum Air, Spanair, Iberia o Air Berlin. La directora de la compañía quiso señalar que el coste de según que tipo de revisiones asciende a un millón de dólares, un dinero que antes "se iba al extranjero" ya que las operadoras tenían que trasladarse a Israel o Estambul para las labores de revisión.